domingo, 9 de diciembre de 2012

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va... hasta siempre, Mondeo

Con esta sevillana de Los Amigos de Ginés quería titular mi entrada de blog de hoy... toca cambiar un poco esa alegría, ese sarcasmo y esa acidez que me caracteriza por un aire algo más tristón. Afortunadamente no va por ninguna persona... aunque por el sentimiento que deja, podría serlo perfectamente. Hablo de "mi primer coche".

¿Por qué lo entrecomillo? Porque realmente no era mío, pero para mí era como si lo fuese. El pasado miércoles pasó de ser algo útil, que servía para el día a día, a ser carne de desguace. Y todo por un inconsciente que provocó un choque en cadena del cual fui víctima. Cabe decir que, si ya de por si alababa lo tan bonito que era mi coche, lo tan bueno que era mi coche... ahora con más razón, que gracias a su protección hizo que, en una colisión a 60km/h en la cual el coche quedó totalmente inservible (aunque después del accidente arrancaba aún, ¡qué huevos!), y tras saltar el airbag, yo me bajase del coche por mi propio pie segundos después del impacto y sin absolutamente ningún dolor, ya que la cabina quedó totalmente intacta (salvo por el airbag) tras el impacto. Y ésa es quizá de la cosa a la que más agradecido le estaré con diferencia al pequeño Mondy.

Para mí, y aunque suene en cierta manera freak, era mucho más que un coche... era todo un compañero de fatigas, con el que he vivido momentos de toda índole... creo que incluso podría escribir todo un libro con él. Con él he hecho los primeros viajes por autovía y autopista, con él he hecho el primer viaje largo (para mí viaje largo es ir de Barcelona a Salou y volver, no he tenido aún ocasión de recorrer kilómetros de verdad), ha vivido las risas y los cachondeos de mi mejor amigo (como el hecho de intentar bajar una ventanilla que es eléctrica mediante una manivela que, básicamente, no existia), los comienzos de mis dos últimas relaciones... él mismo ha sido testigo de cómo mi última pareja me llamaba novio por primera vez y cómo meses después me dejaba porque "le faltaba la chispa que necesitaba", de las locuras llevando a mis fibers de allá para acá, del campus al Karting de Badalona, de allá de nuevo otra vez al campus, de ahí a casa...

Son momentos que se van con él al desguace, por mucho que queden en la cabeza. Han sido 4 años muy intensos, en los que cada día el placer de conducirlo era mayor. Creedme si digo que habría preferido venderlo y verlo en manos de otra persona... ya no estaría en mis manos, pero ese motorcito aún rugiría como acostumbraba a hacerlo. Por echar de menos, creo que incluso echaré de menos ponerle sus 20 o 30€ de gasolina de vez en cuando... por mucho que luego protestase de su alto consumo. Esas peleas por aparcarlo en sitios imposibles en los cuales sobraba un dedo por delante y otro por detrás... comerme esos atascos en la Ronda podía llegar a ser incluso todo un placer. Verlo aparcado en la calle, y mientras te aproximabas pensar en tu cabeza:
Qué bonito eres, condenado...
Sé que mucha gente ahora mismo me puede decir que un coche es sólo material, es algo que puedes ir comprando. Y no lo negaré, porque de hecho es así. Valoro muchísimo más el hecho de haber salido absolutamente ileso después de semejante viaje que no el hecho de haber perdido al pequeño grandullón de casa para siempre. Pero como sabéis, siempre hay una primera vez para todo (sí, he dicho para todo... tener un accidente entra dentro de ése "para todo"), y el primer coche no es menos. Y éso es algo que sin duda se queda bien grabado en la memoria. En tanto que, por mucho que me digan (el padre de mi mejor amiga, que fue la 2ª persona que vio en vivo cómo quedó, por ejemplo) que a un coche no se le puede coger cariño... la realidad es que, al menos al primero, SÍ se le puede coger cariño. Mucho cariño. Las lágrimas derramadas al verlo así sabiendo que no iba a poder andar más dieron fé de ello en su momento.

También he de decir que ahora mismo, me muero de ganas de volver a la carretera. Con una condición: si el pequeño Mondy llegó a estar tan mimado por mí, que el próximo coche que tenga lo esté todavía más. Prometido.

Va por ti, pequeño. Hasta siempre :)


Próxima entrada: no lo sé, tengo varias en el tintero... puede que la más inmediata sea "¿Cuánto es el tiempo mínimo ideal para retomar el contacto con un/a ex de manera más o menos sana?"