viernes, 14 de junio de 2013

Oldies vs. Newbies: Sony Ericsson K610i vs. Sony Xperia U

Volvemos con esta serie de entradas que me propuse hacer para comparar esos cachivaches que tenemos de hace años con los que tenemos actualmente. En esta ocasión, tal y como os prometí en el anterior Oldies vs. Newbies, pondré cara a cara dos teléfonos móviles de dos generaciones diferentes, pero con un denominador común: ambos provienen de Sony.

Segurísimo que a muchos de vosotros más de una vez os ha guiado el resultado de un aparato previo para la adquisición del siguiente. A mí, en esta ocasión, y tras haber pasado por Samsung (con un Omnia que ni mucho menos me decepcionó, salvo por su horrorosa cámara en interiores…) y BlackBerry (aún me da repelús acordarme de ésa marca… sólo echo en falta el teclado QWERTY físico de semejante cagada de “móvil”), regresé de nuevo a Sony. ¿Adivináis cuál fue el cacharro previo al Samsung Omnia?

DSC_2014DSC_2015

Oldie: Sony Ericsson K610i

Exacto, el protagonista del Oldie de hoy. El terminal data del año 2007 (aunque se anunció su lanzamiento un año antes), es decir, de hace 6 años. Por aquél entonces, tener un móvil con pantalla en color comenzaba a ser bastante habitual; aún más lo era disponer de conexión 3G a internet. Aquellas personas que ahora llevéis móviles de ésos que llaman phablets, con pantallas de más de 4,5 pulgadas, os asombraréis al ver lo tremendamente pequeño que era el K610i. Pero eso de pequeño lo dejamos únicamente para el tamaño, porque en prestaciones… se salía.

DSC_2017Presumía de ser el terminal 3G más pequeño del mundo. Razones no le faltaban: unas dimensiones de apenas 10 centímetros de largo, 4,5cm de ancho y un grosor de unos irrisorios 1,6cm. ¿Cuánto pesa? Bien, afortunados dueños de phablets, aquí llega la envidia de vuestros bolsillos: 99g. Sí, el chiquitín pesaba sólo 99 ridículos gramos. ¿Cuánto tienen las pantallas de vuestros móviles? ¿4 pulgadas y media? ¿Cinco pulgadas? ¿Lleváis un tabletófono en el bolsillo? Atentos: el K610i tenía una pantallita de 1,9 pulgadas. Sí, habéis leído bien, 1,9 pulgadas. Y pensar que sobrevivíamos con pantallas tan pequeñitas… De resolución de pantalla, olvidaos de términos como el qHD, HD o Full HD: 176x220 píxels, en una pantalla que tenía apenas 262000 colores. Bien, ¿sorprendidos? Pues de esto no hace nada relativamente.

Como prestaciones 3G, caben destacar unas cuantas cosas:

  • La navegación por internet era bastante cómoda y, aunque parezca mentira, rápida.
  • Disponía de servicio de correo electrónico y sincronización de contactos, calendario… ¿no os suena a algo?
  • Además, traía opciones como lector RSS integrado, publicación directa de blogs en Blogger…

Bien, seguimos. Quizá ahora pensaréis que en multimedia está desfasado. No es de extrañar teniendo actualmente teléfonos con cámaras de 8, 12 y hasta 13 megapíxels (por no hablar de los supuestos 41 megapíxels que prometió Nokia en algunos de sus modelos). El pequeño K610i contaba con una modesta cámara de 2 megapíxels de foco fijo y sin flash, la cual además grababa vídeos a la escalofriante resolución de 176x144 píxels (supongo que habéis notado el sarcasmo…). No os lo creeréis, pero en aquel entonces el simple hecho de poder grabar un vídeo con el móvil ya era la monda. Para iniciar la cámara disponíamos de un botón dedicado justo donde iría el disparador de una cámara de fotos estándar. Para ser la cámara que era, traía modos de disparo como los marcos y el disparo en ráfaga (WTF? ¿un móvil con disparo en ráfaga?). Por cierto, aunque no permitiese la opción de autorretrato, el K610i traía consigo una cámara frontal dedicada a videollamadas.

DSC_2020En reproducción de música, no tenía ninguna “etiqueta” Walkman de Sony, pero su calidad era muy buena (a pesar de que el ecualizador no era todo lo fino que cabía esperar, pero bueno…). Eso sí, eran necesarios los auriculares originales de Sony Ericsson, ya que el conector (al contrario que en la actualidad) era propietario. También tenía botón dedicado a la reproducción multimedia. El altavoz… ése lo consideraremos a parte, y no por nada malo, sino por todo lo contrario. Podías estar al aire libre, en la otra punta de la casa… cada vez que ése móvil sonaba se enteraban hasta los vecinos de los dos pisos superiores. Aquel altavoz tenía la potencia suficiente para convertir este móvil en el loro de los canis y las chonis.

En almacenamiento, y ya que entonces aún había poca uniformidad en cuanto a formatos utilizados, punto negativo para Sony al utilizar sus tarjetas propietarias, las M2. Un medio de almacenamiento no sólo difícil de encontrar fuera de marcas que no fuesen la propia Sony, sino que además caro (una tarjeta de 1GB podía costar del orden de unos 40€… no estoy exagerando en absoluto). De serie venía con una M2 de 64MB.

¿Y en autonomía? Queridos usuarios de smartphones entre los cuales obviamente me incluyo: esta maravilla era capaz de aguantar la friolera de 5-7 días sin cargar la batería… ¡5-7 DÍAS! No, no me he vuelto loco, es la verdad. Con el modo 3G activo aguantaba 5 días, mientras que desactivando este último la autonomía podía estirarse hasta los 7 días. Sencillamente, sin palabras… encuentra tú ahora un teléfono (especialmente si apuntamos a las pantallas más grandes) que dure tantísimo tiempo en espera… ¿verdad que no encontráis ejemplos? Como dijo Bernd Schuster en su día: “no hase falta desir nada mas…”.

DSC_2018

Precio… pues teniendo en cuenta que hablábamos de un gama media muy digno, era muy extraño verlo bajar de 200€ libre (otra cosa es lo que me costó a mí, 9€, al migrar mi tarjeta a un contrato…). Os adelanto que es el precio aproximado (ahora un poco menos debido a la renovación de mercado) al cual podéis encontrar el newbie.

Por cierto… aún funciona Sonrisa

Newbie: Sony Xperia U

Y del viejo al nuevo. Desde luego, gran parte de la razón para escoger el terminal de Sony para jubilar ya la horrorosa BlackBerry Curve 8520 fue el excelente resultado que me dio (y sigue dando) el viejo K610i.

DSC_2010

Este terminal se sitúa en la gama media de la nueva generación NXT tras el divorcio entre Sony y Ericsson. De hecho, viene a sustituir al Xperia Neo V situándose ligeramente por encima de él. Por encima del U encontramos el Xperia P y, por encima de todos ellos, el Xperia S.

DSC_2016Empezamos por sus dimensiones. El Xperia U es un modesto terminal (comparando con sus hermanos mayores) de 11,2 centímetros de largo, 5,4 centímetros de ancho y un grosor de 1,2 centímetros. Ligeramente más delgado que el K610i, pero más ancho y largo. En peso… pues son 110g, que no es un peso pesado pero sí son 11 gramos más que el K610i. Su pantalla es de 3,5 pulgadas (contra las 1,9 pulgadas del Oldie), cuya resolución es de 854 píxels de alto por 480 píxels de ancho. Sí, no hay color respecto al viejo. En cantidad de colores… pues hablamos de 16 millones de colores contra los 262000 del K610i. Además, la pantalla cuenta con el sistema Bravia Engine, que nos asegura que siempre su calidad de visualización será excelente.

Cuenta con sistema operativo Android, y aquí es donde viene el punto bueno y a la vez malo. Encontramos opiniones muy enfrentadas respecto al rendimiento en unas versiones y otras. Yo, salvo algunos lags (que pienso solucionar flasheando la ROM original sin basura de operador, la enorme ventaja de Android), no lo noto mal del todo. Hay gente que está contenta con el rendimiento bajo Android Ice Cream Sandwich y hay gente que lo prefiere en Gingerbread. La queja generalizada viene por la mala optimización de Android tanto por parte de la propia Sony como de las operadoras que le meten miles de aplicaciones inútiles e ineliminables (vienen como “aplicación de sistema” y no se pueden borrar de ninguna de las maneras, a no ser que te hagas root). Y aunque es cierto que no es la panacea, la enorme ventaja de Android es la comunidad de usuarios que desarrollan versiones completamente funcionales en el Xperia U con menos errores que las oficiales y, por descontado, muchísimo más optimizadas. No obstante, se ha lanzado recientemente la última actualización para ICS, la cual parece que deja el teléfono al mismo nivel de fluidez que Gingerbread y arregla varios problemas.

Cámara… la verdad es que no está nada mal. Cuenta con un sensor de 5 megapíxels en la cámara principal, con enfoque automático y flash, y grabación de vídeo en HD con sonido estéreo. La cámara frontal (la de las videollamadas) tiene resolución VGA (640x480), y no es que sea la monda. Además trae opciones para hacer fotos en 3D y panorámicas, permite geolocalizar las fotos… y con alguna de estas ROM cocinadas por usuarios se le puede incluir la opción de toma de fotografías en modo HDR. Por cierto, mal endémico de toda la gama Xperia NXT: la cámara en condiciones de poca iluminación tarda algo más en enfocar, nada grave de no ser porque el flash es tan potente que ciega a cualquiera. Por lo visto, es un problema producido al actualizar a las primeras versiones de ICS; actualmente se ha lanzado ya la versión ICS definitiva, en la que se solucionan los lags de la cámara, dejándola con la misma rapidez de enfoque como tenía en Gingerbread. Cualquier ROM cocinada, máxime si incluye la aplicación Cyber-Shot de modelos superiores, debería solucionar dicho problema de lentitud. También posee tecla dedicada de cámara que permite arrancarla incluso estando bloqueado.

DSC_2021En sonido, una buena y otra no tan buena. La buena es la buenísima calidad del chip de sonido integrado (en esta ocasión, Sony sí firma este móvil con la marca Walkman, lo sabremos al actualizar a ICS porque la aplicación de reproducción de música pasa a llamarse así). Además, se complementa con los aderezos habituales de Sony en materia de sonido (efectos de sonido de la mano de ACID). La no tan buena es que el altavoz no suena todo lo fuerte que quizá podríamos esperar (afortunadamente cara a la gente que se cree que el móvil es como un radio-cassette), además del extra del sistema xLoud que Sony incluye, en un principio, para mejorar la calidad de sonido del altavoz. La verdad es que sí, suena más alto. ¿Cómo lo hace? Reecualizando, de manera que se escuchen más fuertes aquellas frecuencias de medios y medios-agudos… en ocasiones de forma poco precisa, puesto que el sonido puede acabar distorsionando. Es otro de los puntos revisados por Sony en su última actualización, en la que parece que el sistema xLoud funciona como debe.

Almacenamiento, pues no anda mal el Xperia U… si sabemos sus limitaciones, claro. Se anuncia como un móvil con una capacidad de 8GB no ampliable de ninguna de las maneras. Bien, destripando esos 8GB sabremos que, de esa cantidad, 2GB se dedican al sistema en sí, otros 2GB se dedican a las aplicaciones y los 4GB restantes son datos del usuario. Hay quien dice que 4GB no son suficientes… bueno, depende para qué. Si tu móvil es a la vez móvil, cámara de fotos, cámara de vídeo y reproductor de música, no me extrañará nada que esos 4GB te vuelen en cuanto copies 4 canciones. Pero recordemos que la función principal de un móvil no contempla ninguno de los anteriores supuestos, al menos en mi caso (para escuchar música de forma ocasional sí, pero para hacerlo habitualmente tiro de mi Samsung Galaxy S WiFi 3.6 analizado en el anterior Oldies vs. Newbies, para hacer fotos tengo una cámara réflex y una compacta, y para vídeo estoy por hacerme con una…). Moraleja: hay servicios como Dropbox, SugarSync o Box que te permiten almacenar más datos y acceder a ellos desde tu móvil, por ende, esos 4GB deberían ser suficientes para un uso estándar del teléfono (vengo de una BlackBerry con 2GB de memoria, así que sé de lo que hablo).

En batería no esperéis ningún milagro: como la inmensa mayoría de smartphones, conseguir que dure 2 días puede ser bastante complicado, máxime si nos pasamos el día WhatsApp arriba-WhatsApp abajo. En general nos tocará cargarlo cada noche.

Con todo ello no quita que nos encontramos ante un excelente terminal mal exprimido por su fabricante, pero cuyos límites (de la misma manera que con cualquier Android) verdaderamente los conocen aquellos que desarrollan para él. Dispone de 512MB de memoria RAM y un procesador doble núcleo a 1GHz. Su precio libre, tal como comenté un poco más arriba, ronda los 200€ (actualmente más barato a causa de la renovación de gama de Sony).

¡Dos productos válidos para cumplir con su función sin excederse en florituras!

Próximo Oldies vs. Newbies: uno del que tengo muchas muchas ganas… agarraos, ¡que vienen curvas! Ford Mondeo MK2 1.8i 16v CLX 115cv vs. Ford Mondeo MK3 2.0 TDDi Ghia 115cv.